-

Bondad nº 84: Evita las comparaciones

 

Estimad@s lector@s:

Muchas personas se dedican a admirar a otras, lo cual es muy respetable, pero comparando su vida con la suya, lo cual genera emociones negativas como la frustración, que se convierte en grave cuando ven que su vida no es igual que las personas que admiran.

También existe la comparación en relación a la forma de vivir la vida (no sólo en relación a los sucesos, sino a la forma de vivirla) y en relación al físico y al carácter o personalidad. La consecuencia es la misma: la frustración.

Por eso hay que llegar a una conclusión fundamental: las comparaciones son ociosas. No sirven para nada positivo excepto para dar lugar a la crítica y a la frustración. Por tanto, aconsejamos desde aquí la eliminación de toda comparación, dado que:

- Cada uno/a de nosotros/as es especial y diferente a los demás, de tal forma que por el mero hecho de existir, vale igual que los demás. 

- Las circunstancias de cada persona son diferentes y no son comparables entre sí. No se puede comparar algo que ha nacido a partir de premisas diferentes.



- Nadie conoce el futuro, ni siquiera tú mism@. Ello implica que nadie sabe lo que le puede deparar la vida, ni lo bueno ni lo malo.

- Compararte con alguien vulnera tu autoestima, pues te estás diciendo a ti mism@ que la otra persona tiene cualidades o aspectos positivos que tú no posees.

Si una conducta genera emociones negativas y nada más ¿Para qué llevarla a cabo?


Atentamente,



Álex Melic Montañés