Bondad nº 53: Dejemos a un lado los móviles/tablets cuando estemos con alguien en persona

 


Estimad@s lector@s:


Actualmente nos encontramos en un mundo en el que la tecnología inunda las calles e incluso nuestros hogares. No podemos dejar de depender, al menos en Occidente, de multitud de aparatos y nuevas tecnologías dedicados al disfrute y la satisfacción de necesidades.

Por la mañana utilizas el despertador o la alarma del móvil para levantarte de la cama; La cafetera para tomar café o el microondas para calentar cualquier cosa; Utilizas el coche para ir a trabajar o quizás prefieras ir en transporte público y actualizar tu muro de Facebook mediante tu móvil o tablet. Y así el resto del día.

Esto provoca multitud de efectos beneficiosos para el ser humano, pero muchas veces provoca también la aparición de la soledad aunque dos personas estén tomando un café en cualquier cafetería. Seguro que tú también lo has visto o vivido: la típica escena de dos conocidos tomando algo y prestando más atención a su móvil, tablet u ordenador portátil que al receptor de la conversación (si es que conversan).

Voy a ser sincero: a mí me pone de los nervios y lo hago saber educadamente a la otra persona. Para mí es una pérdida de tiempo (¿quedas a tomar algo con una persona que mira más su móvil que a ti?), así como una falta de educación.

Por otra parte, hace que el portador del aparato electrónico se encuentre, indirecta o directamente, más solo, dado que depende de un aparato, dejando de lado las relaciones interpersonales con otros seres humanos (en persona).

Ello me parece muy triste, dado que es una relación de dependencia tecnológica que perjudica claramente a nuestras relaciones.

Seamos claros: la única forma de paralizar este proceso es dar más importancia a las personas que tengamos delante. No hablo de dejar de lado la tecnología, sino adaptarnos a ella y equilibrar su uso para que no afecte a nuestra familia, relaciones amorosas y amistades varias.

Mirar a los ojos es algo muy importante que ocasiona un montón de procesos químicos positivos en nuestro cerebro.

Apaga o pon en vibración tu móvil mientras estés con alguien, porque aparte de que la otra persona lo agradecerá, cualquier mensaje o comentario de las redes sociales estará allí cuando lo mires, sea la hora que sea.

¡Equilibrio!


Un abrazo,



Álex Melic Montañés