Bondad nº 48: Reduce tu perfeccionismo

 


Estimad@s lector@s:


A menudo las personas del mundo occidental se encuentran inmersas en cierto afán de hacer las cosas a un nivel de perfección tal que, a pesar de conseguir proyectos increíblemente buenos, generan problemas tales como ansiedad, disfunciones en las relaciones interpersonales  e incluso soledad.

Y es que el perfeccionismo, al contrario que la búsqueda de la excelencia, tiende a buscar ‘lo mejor de lo mejor’, algo que en opinión de este escritor, es imposible para el ser humano. Más que nada porque la perfección, como concepto, es utópico, no puede existir nada ‘perfecto’ en esta vida, pues siempre aparecerá alguien que quiera ‘mejorarlo aún más’.

Esto búsqueda de algo imposible genera, ya de por sí, ansiedad, que puede desarrollarse generando síntomas fisiológicos importantes e incluso enfermedades que afectan a la vida diaria de los perfeccionistas.

Pero es que los no perfeccionistas que sufren a las personas perfeccionistas sufren también estas consecuencias, porque convivir con un obsesivo provoca ansiedad y problemas en las relaciones interpersonales, porque parte de la vida se esfuma al intentar solventar las complicaciones provocadas indirectamente por los propios perfeccionistas.

Para evitar este conflicto, es necesario hacer un ejercicio de reflexión y analizar el nivel de perfeccionismo existente en nuestra vida. Analizar nuestra necesidad de control, del tiempo, de las situaciones y de las personas, nos permitirá percatarnos en primera instancia de nuestro generador interno de ansiedad.

Una vez detectado, es necesario comprender y aceptar que es imposible controlarlo todo y que la vida sigue el principio de libre albedrío. Intentar luchar contra eso es perder una batalla que ya estaba perdida antes de empezar.

La eficiencia, en cambio, sí es un objetivo digno de confianza que puede incluirse en nuestra vida. Porque la eficiencia permite avanzar, pero no sucumbir en el terreno del perfeccionismo y las obsesiones compulsivas.

Hacer un trabajo ‘lo mejor que podamos de acuerdo al tiempo y circunstancias que nos rodean’  es mucho mejor que ‘hacer un trabajo perfecto aunque para ello tenga que malgastar mi tiempo libre, mi salud mental y física para terminar el proyecto’.

Es por ello que te invito a realizar este ejercicio de reflexión y ver cuáles son tus puntos débiles en el tema del perfeccionismo.


Atentamente,



Álex Melic Montañés