Bondad nº 46: No fumes y si lo haces, respeta a los demás

 


Estimad@s lector@s:

En este mundo en el que nos encontramos, las drogas (duras y blandas) poblan por doquier: el alcohol, la marihuana, la cocaína, son sólo ejemplos típicos de drogas existentes en nuestra sociedad.

La bondad de hoy va dirigida a luchar contra una de ellas: el tabaco, una droga que desemboca en un hábito sucio (en todos los sentidos) y claramente perjudicial tanto para el fumador como para aquel que no lo es pero está obligado a aspirar el humo del tabaco.

¿Sabías que el tabaco tiene más de 4.000 sustancias químicas en su interior, de las cuales 250 son nocivas y 50 de estas últimas son cancerígenas? (Datos de la Organización Mundial de la Salud).

Es evidente el claro perjuicio que realizas fumando a tu salud, inyectando a tu organismo una dosis química que, aparte de ser considerara un veneno, produce ansiedad.

Pero ¿y los no fumadores que estén cerca de un fumador? Lo lógico es pensar que el fumador debe retirarse a otro lugar a desarrollar su hábito, si es que todavía quiere hacerlo. ¿No es así?



Pensar en que un fumador ‘obligue’ a un no fumador a tener que retirarse de un lugar o aspirar el humo del tabaco que otra persona está fumando, me parece un acto egoísta en todos los sentidos.

Si quieres hacerte daño, es tu decisión, pero respeta a los demás seres humanos de tu alrededor y la decisión que han escogido para sí.


Atentamente,



Álex Melic Montañés