Bondad nº 45: Concede una pequeña limosna al más necesitado

 

Estimad@s lector@s:


Muchas veces caminamos por la calle y nos encontramos con situaciones embarazosas. Es frecuente observar como en los últimos tiempos, las calles de las ciudades se han convertido en pasto de mendigos y gente pidiendo desconsoladamente algo de dinero.

¿No os produce tristeza encontraros a tanta gente sufriendo?

A mí sí. Y apoyo la idea de ayudar en lo que podamos a estas personas, ya sea con unos céntimos que nos sobren y que iban a ir destinados al fondo de un cajón. O quizá con un bocadillo de jamón, un café caliente o la donación de una manta.

Apoyar a estas personas que sufren los desaires de la crisis económica y la pobreza es apoyar al género humano más necesitado. Dejemos las prisas y el estrés y promulguemos la compasión humana como parte de nosotros mismos. Luchemos por mejorar este mundo y concedamos a los demás la oportunidad de dignificarse, alzarse y sonreír de nuevo a la vida.

En ti está el poder.


Atentamente,



Álex Melic Montañés